viernes, 28 de mayo de 2010

Paseante ocioso [Parte I]

En la calle solitaria la luz parecía llegar sucia al suelo. Todo allí tenía un aspecto desagradable, adherido a las paredes y sobre el suelo, manchando el cielo. El humo venía de algún lugar cercano, lastimaba sus ojos. Ya podía enfocar la vista, intentó levantarse. Miraba fijamente sus pies, uno al lado del otro, sosteniendo su cuerpo débil y maltratado. Escupió un par de dientes y mucha sangre, levantó el brazo para limpiar con la manga de la chaqueta la sangre que escurría a través de la comisura de sus labios. Su mano era una forma grotesca, de tonos rojos y morados, palpitando animada por un corazón propio. Desvió la vista, eso era más de lo que podía soportar. Un par de pasos le significó un dolor agudo en el pecho, del lado izquierdo. ¿Fue la caída o la patada?, ya no lo recordaba.

No hay comentarios:

¡Sígueme por correo electrónico!: