domingo, 22 de julio de 2012

Puedo escuchar la lluvia híbrida IV

Apareció una golondrina, una pequeña, por algún motivo me pareció que era la última del año, se veía solitaria, buscaba algún otro pájaro, a un compañero. Otra golondrina apareció, otra igual a la primera, se posó sobre el cableado, quizás no pudieron reconocerse a lo lejos, siguieron su camino en la misma dirección. Arriba, la suave curvatura del cielo podía verse clara, una delgada estela de humo dejada por un aeroplano la hacía visible. No le vi partir, nunca se marchó. Deja ya de llamarme, no quiero hablar contigo, no quiero verte. El sonido de todo, el frío de siempre, congoja.

1 comentario:

F... dijo...

No hay una descripción de paisaje a la manera clara, es más certero. No es un "ahí afuera" si no una inquietud diletante, además de una intervención dialogada en cursiva que cautiva, en si, muy bueno, pero = que siempre espero más, más...

¡Sígueme por correo electrónico!: