martes, 19 de marzo de 2013

Una pregunta


 
La mirada se perdía, allá donde el cielo se colorea más claro que la tierra; el horizonte irregular que nos aisla. Alcé mis manos al cielo, entre mis dedos había miles de nítidas estrellas. El viento alborotó mi cabello, me hacía cosquillas en la espalda. Sobre mis hombros el frío se convertía en pequeños cristales.
Y ¿por qué estabas desnuda en medio del desierto? preguntó él, curioso. Ella sonrió y sus mejillas se colorearon carmín, aún le avergonzaba explicarlo.

No hay comentarios:

¡Sígueme por correo electrónico!: