martes, 7 de octubre de 2008

Si, me gustas.

Primera vez en un local así. Ese lugar era fabuloso, como sacado de esas películas extrañas hechas por extranjeros.
Miraba a J**** mientras trataba de captar toda esa energía, el aire frío, el movimiento, el sonido, el sentido de libertad. Todo aquello a la vez, duro y embriagante, una que otra pareja (de)mostrando qué significaba la palabra amante. Una sensación de bienestar recorrió mis columna como queriendo hacerse notar enseguida. Miré a un grupo de muchachas que pasaban justo a mi lado, s-u-b-l-i-m-e, una de ellas llevaba el cabello muy corto, cuidadosamente arreglado, el rostro perfecto (sin marcas, cicatrices o exceso de maquillaje), por un segundo imaginé tenerla a mi disposición, al siguiente segundo miraba fijamente a esa figura que se contoneaba solo para mi, J**** si que sabe cómo hacerme sonreir, realmente disfruto esos momentos con ella, realmente mi mente elucubra en tu presencia, me gustas.

No hay comentarios:

¡Sígueme por correo electrónico!: